Medio Ambiente

El Término Municipal de Gátova queda encuadrado dentro del ámbito del Parque Natural de la Sierra Calderona, según Decreto 10/2002, de 15 de enero, del Gobierno Valenciano, de declaración del Parque Natural de la Sierra Calderona (2002/451). Por otra parte existe el Decreto 77/2001, de 2 de abril, del Gobierno Valenciano, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Sierra Calderona, el cual manifiesta en su preámbulo el carácter excepcional de dicho espacio natural en el contexto territorial de la Comunidad Valenciana, por sus valores ecológicos, paisajísticos y etnográficos, así como por sus potencialidades para la puesta en práctica de una estrategia de desarrollo sostenible basada en la conservación y la puesta en valor de los recursos ambientales y culturales.

GEOLOGÍA

Desde el punto de vista geológico, esta zona está enclavada en la parte suroriental de la cordillera ibérica. En esta área existe un pequeño afloramiento de materiales del Paleozoico de naturaleza metamórfica que constituye uno de los afloramientos más meridionales de la cordillera ibérica en la zona de Olocau-Gátova. Sin embargo, los afloramientos dominantes son los materiales triásicos discordantes con el Paleozoico, en facies germánicas (Buntsandstein, Muschelkalk y Keuper) que ocupan, en general, la mitad norte del término. El Jurásico también está representado en el término, pero su extensión es de escasa importancia. Por los barrancos del término podemos encontrar mantos de arrollada cuaternarios, formados fundamentalmente por materiales detríticos, cubriendo antiguas estructuras y dando lugar a las zonas más llanas.

La información ha sido tomada del mapa geológico de las hojas de Villar del Arzobispo y Sagunto a escala 1: 50.000 (IGME,1.977) y del Mapa de Suelos de la Comunidad Valenciana, Proyecto LUCDEME (1995).

 

CLIMA

El clima de la zona de Gátova presenta características del clima de la llanura y sierras sublitorales. Disminuye un poco el máximo pluviométrico otoñal, centrado en octubre, pero se aprecia un máximo secundario en primavera. Las nevadas son escasas, no tanto las heladas que son favorecidas en los valles y cubetas por procesos de inversión térmica. La temperatura media anual oscila entre los 15,9º C de Llíria-La Maimona, 15.7 de Serra-Porta Coeli y 15,6 de Segorbe.

 

VEGETACIÓN

Las condiciones geomorfológicas del término determinan una ocupación del suelo eminentemente forestal. Aparecen algunos cultivos en los enclaves abancalados de barrancos y lugares con baja pendiente. Por otra parte, la vegetación actual es consecuencia en la mayor parte del ámbito de estudio de:

- Repetidos incendios forestales.

- Alta presión antrópica (impacto causado en el medio ambiente por las actividades humanas).

- Abandono de la agricultura de secano en enclaves forestales.

Matorral

Las manchas de matorral puro son manifestaciones de distintas fases degradativas en gran parte de formaciones originales de carrascales y alcornocales, que dan lugar a coscojares y lentiscares más o menos densos. En el estrato arbustivo están representadas las especies características del matorral meso-termomediterráneo: lentisco, coscoja, enebro, mora, madroño, majuelo, espino negro , aladierno , olivilla , acebuche, algarrobo, palmito, durillo, torvisco, brezos, labiérnago, zarzaparrilla, madreselvas, hiedra, albaida, Dorycnium, esparragueras, lengua de gato, serbal, jazmín silvestre. En zonas más degradadas podemos encontrar, entre otras, la aliaga, el romero, tomillos, la estepa blanca...

Forestal arbolado

La superficie forestal se encuentra presente en las zonas que se han salvado del paso del fuego. Está ocupada por manchas de pinar de densidad variable de pino carrasco y pino rodeno, bien en masas monoespecíficas o mixtas con pies muy aislados de carrasca y alcornoque, así como algunos cultivos de olivo, de algarrobo y cerezos, la mayoría abandonados.

 

FAUNA

Especies y poblaciones en general

Para la caracterización de las comunidades se ha recurrido a los vertebrados por tratarse del grupo que mayor relación posee con grandes unidades ambientales, ya que los invertebrados se hallan más relacionados con micro ambientes. Dentro de los vertebrados, son las aves (sobre todo las nidificantes) especialmente adecuadas para la caracterización faunística del área, por su mayor diversidad y segregación ecológica, además de ser el grupo mejor estudiado.

 

Mamíferos

La existencia del zorro, la gineta, la comadreja y el jabalí es patente, sobre todo en los cultivos próximos. Sobre el tejón y el gato montés, todavía es posible observarlos en zonas de buena cobertura vegetal y relativa tranquilidad. Entre los lagomorfos se encuentra tanto el conejo como la liebre, aunque esta última es menos abundante y busca espacios más abiertos que el conejo. Los roedores se hallan bien representados, sobre todo por la influencia del hombre, no presentando una especial relevancia. La ardilla es muy común en las áreas arboladas de coníferas. El lirón careto, habitante de las zonas con denso matorral (arboladas o no) desarrolla su actividad por las noches. Entre los insectívoros se puede citar la presencia de musarañas y del erizo europeo.

Finalmente, cabe citar la presencia de Quirópteros, favorecidos por la presencia de cuevas y oquedades. Entre éstos cabe citar, además del abundante murciélago común, otras especies de interés como el murciélago grande de herradura y el murciélago de cueva.

 

Aves

En cuanto a la ornitofauna nidificante en la zona, queda condicionada sobre todo por los ambientes dominantes, tanto forestal como de cultivos arbolados, lo que permite la presencia de una larga lista de especies de aves.

Aves de nidificación segura:

Ratonero común, Halcón peregrino, Águila culebrera, Águila perdicera, Perdiz común, Paloma zurita, Alcotán, Búho real, Lechuza común, Mochuelo común, Golondrina común, Vencejo común, Abejaruco, Terrera común, Cogujada común, Cogujada montesina, Tarabilla común, Mirlo común, Curruca cabecinegra, Curruca tomillera, Curruca rabilarga, Herrerillo común, Carbonero garrapinos, Carbonero común, Alcaudón común, Cuervo, Grajilla, Estornino negro, Totovía, Zorzal charlo, Piquituerto, Petirrojo, Gorrión común, Verdecillo, Verderón común, Jilguero, Triguero, Buitrón, Carricero común, Carricero tordal, Ruiseñor común, Ruiseñor bastardo, Abejaruco, Carraca, Torcecuello, Pito real, Colirrojo tizón, Lavandera blanca, Urraca.

 

Aves de nidificación probable:

Gavilán, Águila real, Chotacabras gris, Chotacabras pardo, Ceícalo vulgar, Paloma bravía, Paloma torcaz, Tórtola común, Cuco, Cárabo, Autillo, Búho chico, Abubilla, Totovía, Collalba rubia, Roquero solitario, Zarcero común, Curruca rabilarga, Papamoscas gris, Mito, Herrerillo capuchino, Agateador común, Oropéndola, Gorrión chillón, Pinzón vulgar, Pardillo común, Petirrojo, Escribano montesino.

 

Anfibios

En cuanto a la Herpetofauna, se halla muy bien representada, sobre todo los anuros, favorecidos por las características climáticas y fisiográficas del medio, la presencia de fuentes, navajos repartidos por el Término Municipal, la red de acequias y balsas de riego y el barranco del Carraixet. Entre los anfibios, se puede citar la presencia del sapo común (Bufo bufo), sapo de espuelas (Pelobates cultripes) y sapo corredor (Bufo calamita), así como de la rana común (Rana perezi), ligada al medio acuático. El desarrollo de estas poblaciones depende estrechamente de la existencia de puntos de agua que permitan el desarrollo de las fases larvarias.

 

Reptiles

Entre los saurios, se pueden citar como propios de este ambiente a la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) y salamanquesa costera (Hemidactylus turcicus), asociadas generalmente a casas, paredes y montones de piedras. La lagartija ibérica (Podarcis hispanica), lagartija colilarga (Psammodromus algirus), lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus), lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus) y el lagarto ocelado (Lacerta lepida), especies todas ellas que se ven favorecidas por la presencia de algunas zonas rocosas, matorral y sustratros arenosos. También presente el eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) bajo piedras, matorrales y, sobre todo en suelos arenosos. En cuanto a los ofidios, cabe citar por su relativa abundancia, favorecida por la presencia de campos de cultivo, de la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus), más asociadas a los matorrales y áreas arboladas se encuentran la culebra de herradura (Coluber hippocrepis) y la culebra de escalera (Elaphe scalaris); en zonas de agua permanente, incluso acequias de riego, es frecuente la presencia de la culebra viperina (Natrix maura) y más escaso el galápago común (Emys orbicolaris).

 

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31