Agricultura

El sector primario, representado especialmente por la actividad agrícola, ha sido tradicionalmente el principal eje vertebrador de la economía en la población. Desde comienzos del S.XX, con la finalidad de paliar la gran escasez alimentaria de la época, se practicó una agricultura de subsistencia, caracterizada por la escasa tecnificación y la elevada fuerza de trabajo. La abrupta orografía de la zona, ha condicionado históricamente la práctica agrícola en estas zonas, por ello es común encontrarse multitud de infraestructuras como márgenes de piedra, que crean un paisaje típico y con gran valor, donde la enorme influencia de la agricultura se refleja con abancalamientos y multitud de parcelas de pequeño tamaño que se asientan sobre laderas aterrazadas.

A partir de la década de los 60, con la llegada de la industrialización se produjo un destacable éxodo rural, en donde gran número habitantes emigraron a las ciudades motivados por la mano de obra que ofrecía la industria. Esta situación desencadenó una notable disminución de suelo agrícola, a la vez de un incremento de los terrenos marginales y zonas forestales.

En la actualidad, la práctica agrícola se caracteriza por ser una actividad limitada por las condiciones climáticas y topográficas, por lo que los volúmenes de producción son escasos y  los productos obtenidos se destinan en su mayoría al autoconsumo.

Los cultivos de mayor importancia en la zona son los de secano, entre ellos destacan principalmente el almendro y el olivo, destinado a la producción de aceites de enorme calidad. En menor medida destacan otros cultivos de secano como son los algarrobos, cerezos y otros tipos de frutales.

Por otro lado, subrayar que la agricultura de regadío está influenciada en gran medida por la presencia de agua que pueda ser destinada al riego. Debido a que las instalaciones de riego están limitadas y dependen en gran medida del aporte de manantiales naturales, los cultivos de regadío se sitúan exclusivamente en la zona de huerta, donde básicamente se cultivan hortalizas y frutales con unos requerimientos hídricos más exigentes.

A continuación se muestra una distribución de los usos del suelo en toda la superficie del término municipal:

DISTRIBUCIÓN DEL SUELO

TIPO DE CULTIVO

NÚMERO DE HECTÁREAS

PORCENTAJE

SECANO

1.663,8

54,72

PINARES Y MONTES

1.212,5

39,87

PASTOS

95,3

3,13

IMPRODUCTIVO

35,7

1,17

REGADÍO

33,5

1,11

 

 

 

 

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30